INICIATIVA DE UNIDAD CIUDADANA

Emergencia Tarifaria: radiografía de la rebelión de los Concejos Deliberantes contra los aumentos

El proyecto de CFK para frenar los incrementos de luz, gas y agua tuvo su réplica en el Conurbano y en el interior bonaerense. La situación de cada distrito: votaciones parejas y rechazo a los "impuestazos" locales. La postura de los intendentes macristas.


Por Mauro Castro

El primer paso lo dio Cristina Fernández de Kirchner. El proyecto que la senadora nacional de Unidad Ciudadana presentó a mediados de abril para declarar la Emergencia Tarifaria, congelar las subas de luz, gas y agua y retrotraer los valores a enero de 2017 tuvo su réplica en el territorio bonaerense: la tropa kirchnerista encabezó la rebelión en los Concejos Deliberantes contra una de las medidas más polémicas de la era Cambiemos.

La iniciativa de la ex Presidenta, que alcanza a usuarios residenciales, pymes y cooperativas de trabajo, también propone suspender los incrementos hasta diciembre de 2019. Además, crea el "Comité Nacional de Emergencia Tarifaria" para supervisar la ejecución de la norma.

Los bloques de Unidad Ciudadana en el Conurbano y en el interior bonaerense se encolumnaron detrás de la ex Jefa de Estado y presentaron iniciativas análogas. La ola de proyectos anti-tarifazos hizo ruido en la plana mayor de Cambiemos: la propia María Eugenia Vidal dijo durante una recorrida por la Séptima Sección que se trata de medidas "demagógicas" y minimizó su impacto real en el bolsillo de los vecinos.

En las últimas semanas, los municipios bonaerenses fueron escenario de marchas multitudinarias, "ruidazos" y audiencias públicas para rechazar los tarifazos. Sin embargo, la suerte de las iniciativas presentadas por el kirchnerismo fue dispar: en algunos casos, los proyectos fueron aprobados por unanimidad; en otros, chocaron contra el rechazo de los concejales del macrismo, que también se alinearon con el discurso de sus jefes políticos.

En Quilmes, Unidad Ciudadana presentó la Emergencia Tarifaria hace dos semanas. Como en otros municipios, el proyecto apunta a retrotraer los valores de las tarifas de servicios públicos a diciembre de 2017. También crea una Comisión de Emergencia Tarifaria en el ámbito del Concejo Deliberante para acompañar el reclamo de los vecinos y brindarles asesoramiento jurídico en caso de que las empresas incumplan con el congelamiento previsto en la ordenanza y envíen facturas con aumentos.

El viernes pasado se llevó a cabo en el municipio una audiencia pública para rechazar la medida del macrismo. El acto tuvo lugar frente a la sede de Edesur, al igual que en otros distritos de la región. “Los quilmeños fueron a desahogarse ante tanta barbarie”, dijo a Nueva BA la concejal Eva Mieri. Y citó el caso de la familia de un nene electrodependiente que recibió una factura de luz de 17 mil pesos. También precisó que los jubilados pagan entre 15 mil y 20 mil pesos por el servicio eléctrico. “Es imposible pagar los aumentos”, alertó.

El proyecto de Emergencia se encuentra en comisión. En el kirchnerismo son pesimistas con respecto a la posibilidad de tratarlo en la sesión de esta semana, aunque confían en debatirlo el próximo martes.

La oposición necesita mayoría simple para aprobarlo, pero la correlación de fuerzas favorece al oficialismo: Cambiemos es la principal fuerza, con ocho concejales; detrás está Unidad Ciudadana, que cuenta con siete bancas propias y dos aliados. Pero el resto de los concejales (Frente Renovador, GEN, radicalismo) suele votar en línea con la bancada macrista.

“Esperamos sacarle la careta a los concejales que están en contra. Si no logramos concientizarlos, al menos vamos a dejarlos expuestos por apoyar el desguace en el bolsillo de los vecinos”, dijo Mieri.

En Lanús, otro distrito populoso de la Tercera Sección gobernado por el macrismo, la Emergencia Tarifaria para retrotraer los valores de las facturas a diciembre del año pasado no prosperó.

La intención del kirchnerismo era sancionarla el viernes pasado, en el marco de las audiencias públicas contra los aumentos. Las organizaciones sociales, políticas y sindicales agrupadas en la Unidad Multisectorial local reclamaban un freno legislativo a la medida del Gobierno. Pero Cambiemos impidió su aprobación: el voto doble de presidencia definió un empate en 12. En este caso, el massismo acompañó a Unidad Ciudadana. Existía un antecedente: el PRO había rechazado en noviembre un proyecto de declaración presentado por el kirchnerismo para rechazar los tarifazos.


“La situación es Lanús es muy preocupante. Las tarifas aumentan permanentemente y ya no se pueden pagar. Pero (los dirigentes de Cambiemos) no lo entienden: para ellos, cinco mil pesos es un champagne”, denunció en diálogo con este portal el concejal Héctor Montero. El titular del bloque de UC-PJ advirtió sobre el cierre de comercios por la caída del consumo interno y los “excesivos precios” de las facturas de luz y gas.

Montero le pidió a Mauricio Macri que haga un “replanteo” de su política tarifaria y le envió un mensaje a los concejales de Cambiemos: “Esperamos que se pongan del lado de los ciudadanos porque fueron elegidos por el voto popular. Nosotros respondemos al pedido de los vecinos”.

En Morón, el escenario es similar. La Emergencia Tarifaria fue presentada hace 10 días a instancias de Unidad Ciudadana, pero el macrismo “cajoneó” el proyecto en comisiones. El kirchnerismo local reclama su tratamiento, aunque explora alternativas para frenar el tarifazo por otras vías.

En el Concejo de Morón hay paridad entre oficialismo y oposición: cada bando tiene 12 bancas. Además de Unidad Ciudadana, el arco opositor está conformado por ediles del Frente Renovador, el GEN, el PJ y una escisión del massismo. “La oposición debería acompañar; al menos eso se desprende de las declaraciones públicas de los concejales. Si hay una iniciativa de otro bloque opositor que va en la misma línea, desde UC la vamos a acompañar. No se trata de ver quién tiene el protagonismo”, sostuvo a este medio Hernán Sabbatella, presidente del bloque kirchnerista.

Este jueves habrá sesión ordinaria. UC no tiene los números para tratar un expediente sobre tablas. Sabbatella indicó que una de las posibilidades que manejan en el bloque es convocar junto al resto de la oposición a una sesión extraordinaria. Allí no habría problema de números: alcanza con un tercio de los concejales para pedirle a la presidencia del cuerpo que llame a la sesión.

El objetivo es unificar todos los proyectos sobre congelamiento de tarifas y debatir también la eliminación del cobro de la tasa de alumbrado público en las boletas de Edenor. “En otro contexto es razonable, pero frente a las tarifas impagables tiene que estar dentro de la tasa municipal, no ser una carga extra en la boleta de la empresa”, dijo el dirigente de Nuevo Encuentro sobre el cobro de esa tasa.

El 80 por ciento del trabajo en Morón lo generan las pymes y los comercios. El municipio tiene más de 10 mil comercios y más de mil industrias. Desde la asunción de Cambiemos hubo cierre de negocios y despidos por los tarifazos, denunció Sabbatella.

“Los tarifazos están asfixiando a los vecinos, a los comerciantes y a las industrias. A un comercio chico, un kiosco de barrio, le llegan 11 mil pesos de luz. El dueño de una cadena de supermercados de la zona pasó de pagar 50 mil a 600 mil pesos. Con esos valores, muchos no tienen posibilidad de sostenerse. Y eso termina en los precios, en el deterioro del poder adquisitivo, la caída del consumo y la pérdida de puestos de trabajo”, advirtió el ex candidato a intendente.

“Trataremos de tener una herramienta que atenúe un poco el impacto de estos tarifazos impagables, inhumanos e insensibles. Vamos a seguir insistiendo aunque el intendente sea un excelente alumno de las políticas de destrucción del aparato productivo nacional", manifestó.

El año pasado, en el contexto de las fuertes subas en las tarifas de servicios públicos, el alcalde Ramiro Tagliaferro vetó la Emergencia Comercial y Productiva que había aprobado el Concejo para proteger a la economía local mediante beneficios impositivos.


En Olavarría, en el centro de la provincia de Buenos Aires, el proyecto de Emergencia Tarifaria también fue frenada por Cambiemos. El kirchnerismo presentó la iniciativa tras una masiva marcha de vecinos por las calles céntricas de la ciudad: entre 500 y 800 personas salieron a protestar contra los aumentos y a reclamar la declaración de la Emergencia. Los incrementos en las boletas de luz y gas superaron en algunos casos el mil por ciento.

El proyecto fue tratado hace tres semanas y fue rechazado por mayoría, con los votos del bloque oficialista (Cambiemos) y el apoyo de los radicales convergentes (GEN). De un total de 20 concejales, el macrismo tiene nueve y UC, tres; el resto pertenecen a bloques opositores y “opositores dialoguistas”. La votación terminó 10 a 10: desempató el voto doble de la presidencia del HCD.

Olavarría, municipio de la Séptima Sección, tiene un perfil productivo diversificado: cuenta con actividad minera, es uno de los distritos más fuertes en producción de cemento (Loma Negra es su mayor exponente) y también tiene actividades de logística y traslado por su ubicación geográfica estratégica. Además, es el principal productor ganadero de la Provincia. Sin embargo, su realidad no escapa a la de los distritos del Conurbano: el tarifazo golpea mayormente en la industria (el municipio tiene un parque industrial), en el comercio y en los usuarios residenciales.

“Tienen que parar la mano. Los salarios suben muy por debajo del aumento de la inflación y de las tarifas. Tenemos aumentos de mil por ciento (en las facturas de servicios) y las paritarias están en 15 por ciento. No hay ecuación que cierre para los trabajadores”, sostuvo Federico Aguilera, jefe del bloque de concejales de UC de Olavarría.

El dirigente kirchnerista criticó los dichos de Vidal, que dijo durante su visita a Olavarría que los concejales que votaron la Emergencia en los municipios “no dicen de dónde va a salir la plata para sostenerla”.

“Nación y Provincia tomaron una definición política de beneficiar a las empresas y de perjudicar y trasladar los costos al usuario. Le perdonaron a las prestadoras de servicios eléctricos 13 mil millones de pesos. Bajaron impuestos a sectores que generan grandes rentas como la minería y el agro y aumentaron las tarifas. Es una transferencia de recursos notable para que el costo lo paguen los trabajadores y las grandes mayorías", denunció Aguilera en declaraciones a este sitio.

En Luján, el Concejo Deliberante sancionó la Emergencia Tarifaria hace dos semanas. A diferencia de lo que sucedió en otros distritos, Cambiemos no frenó el debate: el proyecto para retrotraer los valores a fines de 2017 fue votado por unanimidad. También fue presentada una iniciativa para eliminar las tasas municipales en la factura distribuida por la cooperativa eléctrica local.

“El impacto del tarifazo en Luján es terrible. Los sectores más vulnerables tienen que elegir entre comer o pagar la factura. Los comercios pagan la luz o cierran”, describió el concejal César Siror, de Unidad Ciudadana.

Siror indicó que algunos kioscos “chicos” pasaron de pagar cuatro mil pesos de luz a pagar 15 mil. En la zona céntrica, los comercios reciben facturas con valores que oscilan entre los 40 mil y los 50 mil pesos. Los vecinos comenzaron a organizarse y a mantener reuniones semanales para hacer frente a los aumentos.


En ese municipio de la Primera Sección el tarifazo impacta fundamentalmente en las industrias y en las pymes del rubro textil. Luján es un polo de referencia para esa actividad. Ese sector también fue castigado por la apertura de las importaciones, medida que llevó a que a principios de 2017 se declarara allí la emergencia textil.

La postura de los intendentes de Cambiemos

Los jefes comunales macristas justificaron los aumentos tarifarios y en algunos casos los agravaron al sumarle el cobro de tasas municipales. Esto último se dio en Morón y en Olavarría. En el primero de esos distritos, Tagliaferro aplicó un “impuestazo”: aumentó 50 por ciento las tasas municipales.

Ezequiel Galli, por su parte, se opuso a un proyecto de la oposición para cobrar un “impuesto a la piedra”, es decir, a las grandes cementeras. Sin embargo, a fines del año pasado incrementó por encima del 100 por ciento las tasas para servicios urbanos.

“Galli tiene la misma postura que Macri y Vidal: dice que los tarifazos forman parte de un sinceramiento y que la gente tiene que aguantar. Su lógica es la misma que la de Nación y Provincia”, sostuvo el concejal Aguilera.

El intendente Oscar Luciani, por su parte, no dio ninguna respuesta al reclamo de los vecinos y comerciantes de Luján, que solicitaron que vaya al Concejo en el marco de una sesión extraordinaria. Los ciudadanos juntaron 10 mil firmas para que el alcalde del PRO y los representantes de la cooperativa eléctrica brindaran explicaciones en el recinto.

Pero sólo asistieron al HCD las autoridades de la empresa: Luciani participó de reuniones privadas e hizo llamados telefónicos a concejales de la oposición, pero hasta el momento se negó a participar de una reunión pública con los vecinos.

Martiniano Molina, en tanto, expresó su postura en la reunión del Consejo Provincial del PRO bonaerense que tuvo lugar el fin de semana en Lanús. Aunque no hizo una referencia explícita al tema tarifario, el jefe comunal de Quilmes repitió el libreto de Macri. Frente a ministros nacionales y provinciales, remarcó: “Argentina no era viable con el modelo anterior. Se acabaron esas formas populistas que sólo tenían que ver con lo electoral”.

La Emergencia en municipios del PJ

La Emergencia Tarifaria también fue declarada en municipios peronistas del Conurbano.

En La Matanza, el distrito más poblado del país, la Emergencia fue votada por todos los bloques, con excepción de Cambiemos, cuyos concejales faltaron a la sesión. La intendenta Verónica Magario había pedido en la apertura de sesiones del HCD “proteger a los vecinos de las facturas impagables”.

La ordenanza declara la “Emergencia Social Tarifaria” para los servicios de electricidad, gas y agua por un año y establece que “el concepto es aplicable” a las familias “cuya sumatoria de ingresos se vea afectado en un 10 por ciento al pago de los servicios de Electricidad, Gas Natural y Envasado, y Agua Potable y Saneamiento”. También alcanza a pymes, cooperativas de trabajo y clubes de barrio.


Magario reclamará a las autoridades nacionales y provinciales competentes que se retrotraiga el valor de las tarifas de luz, gas y agua a noviembre de 2017 y que se prohíban nuevos aumentos.

En Hurlingham, el Concejo declaró la Emergencia en una sesión extraordinaria frente a la sede de Edenor. En esa línea, creó una unidad de asesoramiento jurídico gratuito a los vecinos afectados por los tarifazos.

San Martín declaró la Emergencia Tarifaria por un año. La ordenanza establece un freno a los aumentos de luz, gas y agua y prohíbe nuevos incrementos, a la vez que incluye beneficios impositivos para electrodependientes. El bloque de Cambiemos votó en contra.

El intendente Gabriel Katopodis había presentado días atrás un recurso de amparo contra la eliminación de la Tarifa Social en las boletas de gas. También había convocado a una multisectorial contra el tarifazo de la que participaron organizaciones sociales y gremios locales.

Lomas de Zamora, gobernado por el peronista Martín Insaurralde, se sumó a esa lista. El Concejo local declaró la “emergencia tarifaria en materia de servicios públicos de distribución eléctrica, redes de agua potable y servicio de gas natural” por un año. También instó al gobierno de Macri a retrotraer los precios de esas tarifas al 31 de diciembre de 2017, con la devolución de los importes correspondientes. El macrismo votó en contra en ese distrito y también en Almirante Brown, donde fue aprobada una ordenanza similar.

En el interior, la Emergencia fue sancionada en Villa Gesell, tierra del justicialista Gustavo Barrera. El HCD les solicitó a Macri y a Vidal que suspendan los aumentos vigentes y que se abstengan de autorizar nuevos incrementos. La iniciativa de la Multisectorial contra el Tarifazo, el Ajuste y la Represión de Villa Gesell contó con el apoyo de la mayoría de los bloques. El macrismo, en contra.

San Antonio de Areco también reaccionó contra los aumentos de tarifas, aunque en este caso la acción llegó directamente desde el Ejecutivo local: el intendente Francisco "Paco" Durañona firmó un decreto para anular el tarifazo eléctrico en el municipio y retrotraer el valor de las tarifas al 1 de enero de 2016.

La Emergencia Tarifaria se aprobó además en Necochea y Chivilcoy (dos municipios comandados por el Frente Renovador) y en Ramallo, Exaltación de la Cruz, Salto Las Flores. También se presentaron iniciativas en Balcarce, General Alvarado, Mar del Plata y Tandil.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con las nuevas restricciones en el AMBA?