"SE ACABARON LOS DERECHOS", DIJO UNO DE LOS EFECTIVOS

La Bonaerense intentó desalojar en San Isidro una toma a favor del aborto

La Policía irrumpió en el Colegio Nacional mientras los estudiantes realizaban una vigilia para adherir al proyecto de despenalización del aborto que votará hoy el Congreso.


La Policía Bonaerense intentó desalojar a los estudiantes del colegio Nacional de San Isidro que realizaban una toma y una vigilia para manifestar su apoyo al proyecto de despenalización del aborto que se votará hoy en Diputados.

Los efectivos entraron al colegio armados con escopetas y amenazaron a padres y alumnos. "Se terminaron los derechos", dijo uno de los policías a un grupo de padres que se acercó a la puerta de la institución cuando comenzaron los disturbios.

“La policía entra al establecimiento sin una orden de allanamiento ni causa judicial. Entran a una institución con menores, armados, desafiando a los docentes, chicos y padres con su autoridad”, señalaron los estudiantes en un comunicado.

Asimismo, denunciaron que el gobierno de María Eugenia Vidal dio la orden de cortar la luz, el agua y el gas en el colegio para "obstaculizar la vigilia".




El comunicado de los estudiantes:

"12 de junio, 2018. Colegio Nacional de San Isidro. COMUNICADO OFICIAL.

Alrededor de las seis de la tarde, un grupo de estudiantes nos acercamos a la puerta del colegio con el objetivo de entrar a contraturno para comenzar con el proyecto de la Vigilia, avalado por la asamblea realizada por nuestro Centro de estudiantes.

En el intento de ingresar nos encontramos con la negativa de directivos y ciertos docentes. Intentamos entrar de igual manera y en la discusión se genera una disputa violenta entre un padre y el portero. La pelea excede a todo el resto de los presentes. Este incidente termina en un llamado a la policía, que rápidamente se aproxima al colegio.

Y acá compañeros, va nuestra principal denuncia hacia lo que creemos profundamente inadmisible, negligente y nefasto: la policía entra al establecimiento, sin una orden de allanamiento ni causa judicial. 12 uniformados. Parte de ellos ingresa con armas. Entran a una institución con menores, armados, desafiando a los docentes, chicos y padres, con su autoridad.

Rechazamos totalmente su accionar y manifestamos que estas muestras de poder y presión no son aisladas, sino que pasan y están sucediendo en otros colegios. Destacamos también los intentos para obstaculizar el plan de vigilia cortando luz, agua y gas y suspendiendo clases

Sin adjudicárselo a nuestros directivos, sino a la jefatura de inspectores que baja una clara línea de impedimento a la organización de estudiantes ante las actuales problemáticas.

Llamamos a compartir esta versión de los hechos, que afortunadamente no implica heridos, ni menores detenidos, pero sí un ataque a nuestra comunidad".


COMENTARIOS


UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Por qué el Gobierno no puede revertir la crisis económica?