A MENOS DE UN MES DE LAS ELECCIONES

Un concejal rompió el bloque de Cambiemos en Morón y acusó a Tagliaferro de comprar votos

Nicolás Canario Soto abandonó la bancada oficialista y formó el unibloque Argentina de Pie. En una explosiva carta, denunció al intendente del PRO por malversar fondos públicos, captar votos a través de "prebendas" y ejercer "violencia moral" sobre empleados comunales para forzarlos a hacer campaña por el macrismo.



A menos de un mes de las elecciones generales, un concejal de Cambiemos en Morón anunció su salida del bloque con fuertes críticas al intendente Ramiro Tagliaferro, que por estas horas concentra sus esfuerzos en despegarse de Mauricio Macri para remontar la derrota de agosto.

Nicolás Canario Soto rompió el bloque oficialista y decidió formar el unibloque Argentina de Pie. Comunicó su decisión a través de una explosiva carta en la que denunció que Tagliaferro persiguió a empleados municipales para que hicieran campaña por el macrismo, utilizó fondos públicos para "provechos particulares" y hasta compró votos entre los sectores más pobres del distrito.

Según el concejal, el ex marido de María Eugenia Vidal fue impulsor del "más descarado de los clientelismos políticos nunca antes vistos en la historia de este distrito".

"El desabastecimiento de medicamentos en el hospital municipal, la violencia moral ejercida contra empleados del estado para realizar actividades de campaña, la malversación de recursos públicos para provechos particulares y la captación del voto de los más vulnerables a través de prebendas de la más baja categoría, así como la incoherencia de pretender ahora negar a quiénes fueron los referentes nacionales y provinciales indiscutidos en este espacio, constituyen meros ejemplos -tomados al azar- del inocultable desinterés por los vecinos de Morón y del poco respeto del señor intendente municipal por las instituciones republicanas que han sido avasalladas hasta su máxima expresión, en el autoritarismo con que se ha manejado esta gestión", expresó en la nota que le envió a la presidenta del Concejo Deliberante, Analía Zapulla.

"Las prácticas abusivas y extorsivas a las que nos han querido acostumbrar han destrozado los reglamentos, avasallado garantías y vulnerado todo tipo de procedimientos. Las irregularidades en el manejo de los fondos públicos, el recurso a la constitución de obscuros contratos inexplicables para evitar los mecanismos trasparentes de la licitación pública, el destrato a diversos funcionarios (en todo tipo de niveles), el autismo y la soberbia del Sr. Intendente Municipal así como las desesperadas maniobras por llevar adelante una campaña de mentiras, en vez de utilizar la verdad y elcompromiso real con los ciudadanos como instrumento de gestión me llevana tener que tomar, como digo, esta tan drástica, amarga y no buscada decisión", continuó.

Nicolás Canario Soto, ahora ex concejal del PRO. Foto: Twitter.

Canario Soto subrayó en su nota que "no estoy de acuerdo con la mentira ni con la entrega de dádivas por votos. No estoy de acuerdo con la malversación de los recursos del estado y nunca podré estar de acuerdo con que los que deberían velar por los intereses de los más vulnerables se aprovechen de su necesidad en tren de lograr un mezquino usufructo electoral".

"El agua de los escándalos institucionales de esta gestión ha llegado al borde del río y no voy a convalidar este cúmulo de mentiras con las que se pretende defraudar al pueblo de Morón. Y no se diga que injurio al espacio al que me avergüenzo de haber pertenecido, porque como dice la máxima romana 'no hay injuria en decir lo que está a la vista de todos'", finalizó el ahora ex concejal del macrismo, que aseguró que "muchos" ediles de Cambiemos "piensan lo mismo y no se animan a decirlo".

Canario Soto no sólo fracturó la bancada macrista para crear un unibloque sino que además solicitó la interpelación de Tagliaferro "para que explique y justifique el origen de los fondos utilizados para adquirir las dádivas que obliga a los empleados municipales a repartir entre las personas más vulnerables y nos haga comprender por qué hasta las chapas y los colchones con los que se cohecha a la gente más humilde llevan su nombre personal a veinte días de las elecciones".

La ruptura del bloque de Cambiemos le suma un dolor de cabeza a Tagliaferro, que a menos de un mes de las elecciones generales que definirán su futuro político está enfocado en municipalizar la campaña para evitar que la imagen negativa de Macri lo arrastre a una nueva derrota a manos del peronismo.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Creés que Kicillof podrá llegar a un acuerdo con los bonistas?