Un nuevo espacio simbólico

Una exsede de inteligencia del ejército en La Plata se convierte en un espacio de Memoria

El Archivo de la Memoria de la Provincia tendrá un nuevo lugar físico en la ciudad de La Plata, en lo que fue una sede de Inteligencia del Ejército durante el genocidio. “Es muy simbólico y reparador desde el punto de vista de lo social", valoró el director del Archivo, Guillermo Clarke.

Por Juan Vera Visotsky



El Archivo de la Memoria de la Provincia tendrá un nuevo lugar físico en la ciudad de La Plata, en lo que fue una sede de Inteligencia del Ejército durante la última dictadura Civico-militar genocida.
 
Este miércoles, a través de la publicación en el Boletín Oficial de la Resolución 40/2021, la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) desafectó el inmueble de la jurisdicción del Estado Mayor General del Ejército y se lo otorgó al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense.
 
El edificio, ubicado en la Calle 55 al 619 entre 7 y 8, es una vieja casona desde la que se recolectaba información para planificar secuestros, torturas, desapariciones y asesinatos: allí funcionaba el Destacamento de Inteligencia 101 del Ejército Argentino.
 
El objetivo de ese destacamento era "diseñar y controlar el accionar represivo, seleccionando blancos, determinando el orden de los detenidos, asignándoles un destino de acuerdo a un patrón operacional y planificar la continuidad en el tiempo y el terreno de la actividad contrainsurgente", explicó HIJOS La Plata.
 
Esa división estuvo comandada por el coronel Alejandro Arias Duval entre 1976 y 1979, los peores años de la represión militar: luego estuvieron al frente el teniente coronel Carlos Alberto González, entre 1980 y 1981, y su par Pascual Carmelo Tozzi, en 1982.
 
El objetivo de la cesión es poder concretar la iniciativa de la Subsecretaría de Derechos Humanos provincial para instalar allí el Archivo de la Memoria de la Provincia de Buenos Aires.

 

 
En la casona platense actuaba tanto personal militar como civil, quienes estaban a cargo de realizar tareas de inteligencia, es decir, conseguir información, analizarla, clasificarla y cotejarla, para luego elevarla a la estructura superior: el oscuro Batallón 601 de Inteligencia.
 
"La instalación del archivo de la memoria es muy simbólico y reparador desde el punto de vista de lo social", expresó a NuevaBA el director del Archivo de la Memoria, Guillermo Clarke, y agregó que "es un lugar que está muy a la vista de los ciudadanos de La Plata, ya que está en pleno centro".
 
"Lo importante es comprender como funcionó el sistema represivo en la Argentina de los años 70 y como se entramó el terrorismo de Estado. Desde ese destacamento se hacía inteligencia, se planificaban, se perseguía, se espiaba y se clasificaba. Se organizaban los operativos de secuestro y desaparición", dijo Clarke.   
 
Desde allí se planificaba y ordenaban las tareas represivas en varios distritos como Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, La Matanza, Quilmes, Florencio Varela, Berazategui, Almirante Brown, Esteban Echeverría, San Vicente, San Andrés de Giles, Campana, Zárate, Luján, Mercedes, Marcos Paz, Las Heras, Navarro, Lobos, Cañuelas, además de La Plata.
 
"Que en ese lugar se pueda revertir y reparar para que funcione un archivo absolutamente abierto al público, gracias a una ley del año 2000, que establece que todo lo que haya tenido que ver con el terrorismo de Estado sea puesto a disposición de las y los ciudadanos de la Provincia".
 
En esa línea, Clarke resaltó la importancia de entender lo sistemático del plan represivo del terrorismo de Estado. "Ese sistema tuvo un lugar central en la Provincia de Buenos Aires y en ese edificio en particular".
 
La idea del lugar es que sea un espacio de memoria al que se pueda concurrir a modo de museo y que sirva de material educativo para las escuelas.



COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con las nuevas restricciones en el AMBA?