Calientan los motores

Juntos: el radicalismo envalentonado y un Pro larretista medirán fuerzas en la Provincia

Con Manes a la cabeza, el radicalismo parece haber encontrado un candidato competitivo para encabezar el antiperonismo en territorio bonaerense. En el Pro la renuncia de Jorge Macri a competir este año consolida la hegemonía de Rodríguez Larreta en el espacio: el candidato será Santilli.

Por Juan Vera Visotsky


Falta apenas una semana para el cierre de listas para las elecciones legislativas. Siete días que, por la rosca, las operaciones, las negociaciones y los rumores, pueden ser los más largos del año al menos.
 
Es que desde que se implementaron las Primarias Abiertas y Obligatorias, las internas de los partidos se adelantan a ésta fecha en la cual las coaliciones electorales dirimen sus nombres protagónicos para el ritual democrático. En caso de no haber consenso entre los sectores para que uno conduzca y el otro acompañe, la cosa se definirá con los votos. Es hacía donde parece encaminarse la alianza opositora “Juntos”.
 
El tijeretazo al “por el Cambio” tiene varias lecturas. La principal e inmediata, es que el espacio busca ampliarse y sumar sectores descontentos con la gestión del Frente de Todos o bien alejadas ideológicamente del peronismo, pero hasta ahora no contenidos por la alianza que supo liderar Mauricio Macri. El cambio de nombre venía asomando desde hace algunos meses, cuando las legislativas empezaron de a poco a ganarle terreno a la pandemia, que se adueñó de la agenda política y periodística desde hace un año y medio.    
 
Otra lectura que se impone tiene que ver con el rearmado hacia adentro del principal espacio opositor: como si fuera un cubo de colores, la alianza antiperonista cambió, se realineó, hubo reemplazos, negociaciones y concesiones. Empezando por el evidente declive en el liderazgo del expresidente Mauricio Macri. Todavía varado en España, el “calabrés” no pudo imponer ninguna de las candidaturas que impulsaba: en CABA la candidata será María Eugenia Vidal y no Patricia Bullrich; y en la Provincia, su primo Jorge (tras unas arduas negociaciones) bajó su candidatura dejándole el camino libre a Diego Santilli para que desembarque como candidato, como alfil de Horacio Rodríguez Larreta.  
 
Y justamente el actual jefe de gobierno porteño se erige, así como el nuevo líder del espacio opositor, con buenas chances de candidatearse a Presidente en el 2023, una carrera en la cual tendrá varios y varias competidoras, inclusive desde su propio circulo de alfiles.


 
Sin embargo, el alcalde porteño no tendrá el camino fácil, ya que si bien pudo hegemonizar hacía adentro de su partido y en la ciudad que conduce; hacia dentro de la cada vez más extensa coalición no está todo dicho. Es que los radicales, enojados por el excesivo rol accesorio que tuvieron cuando fueron gobierno nacional, parecen haber despertado de la siesta y quieren tener un rol más protagónico. Y parecen haber encontrado un candidato potable para lograr eso.
 
El neurocientífico Facundo Manes luego de varias idas y vueltas finalmente decidió candidatearse como primer candidato a diputado Nacional por la alianza opositora, quizás con vistas a cargos de más jerarquía como la Gobernación bonaerense o la presidencia. Detrás de él se encolumnan los sectores que lideran desde este año el radicalismo bonaerense, con Maximiliano Abad a la cabeza. Una interna que promete ser reñida y atractiva, ya que terminará por reordenar definitivamente a la oposición y que podría terminar con años de hegemonía amarilla.
 
¿Qué sectores podrían definir esta interna en septiembre? Más allá de las propuestas que puedan seducir al electorado, en estas horas se están dirimiendo las alianzas (los “porotos”) que podrían inclinar las balanzas. En la última semana el radicalismo mantuvo conversaciones con los espacios que lideran Emilio Monzó, Margarita Stolbizer y Elisa Carrió (que bajó su candidatura). Del otro lado, Miguel Ángel Pichetto se fotografió con Larreta y Santilli, demostrando así su apoyo en la provincia al partido del que supo ir como vicepresidente.
 


Desde el entorno del expresidente de la cámara de Diputados reconocieron a NuevaBA que “hay muchas coincidencias” con el radicalismo, que “de momento no hay alianza confirmada”, pero que la idea es “encontrar equilibrio dentro de Juntos para mejorarlo”.
 
Quién si irá por su propia cuenta a las PASO es el aliado de Martín Lousteau e intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Sin aparentes expectativas de liderar, el “chino” buscará pasar el piso del 20% para imponer nombres suyos en las listas electorales. En un escenario tan polarizado, suena a un gran desafío.
 
Las puertas de un acuerdo en la provincia no están del todo cerradas. La posibilidad de que toda la coalición se encolumne detrás de un candidato dependerá de las negociaciones de estos días; pero sobre todo dependerá de la capacidad de no ceder de las dos principales fuerzas que componen la oposición. Manes o Santilli. Radicales o Pros. Hegemonía amarilla o dominio boina blanca. El camino apenas comienza.  


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con las nuevas restricciones en el AMBA?