CONGRESO NACIONAL

Macri abrió las sesiones ordinarias con fuertes críticas al kirchnerismo

En su discurso, el Presidente le apuntó al Gobierno anterior y defendió las medidas económicas que tomó Cambiemos. También cuestionó a Baradel. Pronosticó que la economía crecerá este año y ratificó sus ejes de campaña.


El presidente de la Nación, Mauricio Macri, inauguró este mediodía el 135° período de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación. Con fuertes críticas al kirchnerismo y a los gremios docentes, el mandatario repasó los "avances" de su gestión, defendió sus medidas y pronosticó que la economía repuntará en 2017.

"Agradezco a los argentinos por entender que para conseguir cambios hace falta tiempo. Supimos que el camino iba a ser difícil. Son muchos los que ponen palos en la rueda, pero tenemos que avanzar aferrados a nuestras convicciones. Superamos lo más difícil de esta transición y el país está cambiando. Argentina se está poniendo de pie", dijo Macri al iniciar su discurso.

Antes de repasar los "avances" de su gestión, el mandatario criticó al kirchnerismo al afirmar que "el país venía de un año de simulación y de intentos de ocultar los problemas". También denunció que "durante años fuimos conducidos a un enfrentamiento permanente, padeciendo persecuciones"  y aseguró que "dejamos de hacer de los medios públicos y programas culturales herramientas partidarias o ideológicas".

"La Argentina ha vuelto al diálogo, esa es nuestra manera de entender la vida. Seguimos tocando timbre para escuchar lo que la gente tenga para decir. La política tiene que cambiar para representar el cambio", sostuvo.

La economía

El Presidente destacó que "aparecen señales de mejora en la economía" y aseguró que "el 2017 va a ser mejor que el 2016. Cada año será mejor porque estamos sentando bases sólidas y duraderas. Nuestro desafío es sacar a los argentinos de la pobreza. Necesitamos menos relato y más verdad. Hablar con la verdad es comunicar las cifras reales", planteó.

"Este camino conlleva dificultades, hay que tomar medidas para cuidar a los que sufren. Hay que hacerse cargo y dar respuestas contundentes, que exigen un cambio de mentalidad", remarcó.

Macri ratificó que su "principal preocupación" es "reducir la pobreza". "Espero que se nos evalúe por el éxito que tengamos en este objetivo. Gobernar es cuidar a quienes necesitan una respuesta del Estado. Pese a los miedos que muchos querían imponer, ampliamos derechos sociales, principalmente en jubilaciones, asignaciones familiares y tarifas sociales", expresó.

La educación

"Las verdaderas oportunidades nacen con la educación. Estamos decididos a llevar adelante una revolución educativa en el país. Queremos maestros sin frustraciones. Tenemos que inspirarnos en los chicos", dijo el mandatario.

Con respecto a las medidas, anunció que en los próximos días el oficialismo lanzará el Programa Asistiré "para detener la deserción e ir a buscar a aquellos que abandonaron". También informó que más de 2.000 escuelas rurales se conectarán a internes a través del Arsat 2. "Esta revolución educativa necesita sumarse a los impresionantes cambios tecnológicos que prometimos. En 2015 contábamos con 65 localidades conectadas, hemos triplicado esa cifra", puntualizó.

También les pidió a los legisladores que sancionen una ley para agravar las penas para quienes agredan a docentes y que traten el proyecto de creación del instituto de evaluación de la calidad educativa "con la profundidad que se merece".

Uno de los momentos más tensos del discurso se vivió cuando Macri se refirió al conflicto docente y le apuntó directamente al titular de Suteba, Roberto Baradel. "Los docentes tienen un papel clave, necesitamos docentes formados y reconocidos, tienen que tener un salario digno. Tenemos que atenderlos cuando son víctimas de agresiones. No creo que Baradel necesite que nadie lo cuide", lanzó el mandatario, que fue repudiado por los legisladores de la oposición.

Inseguridad, narcotráfico y Justicia

Macri también habló sobre la problemática de la inseguridad. "Es una de las máximas preocupaciones de los argentinos", enfatizó, al tiempo que dijo que "no teníamos números reales desde 2008".

El Presidente recordó que "enviamos fuerzas federales a los lugares más problemáticos. Estamos asistiendo a más de 31 municipios con efectivos federales. Para que los argentinos puedan vivir tranquilos, debemos trabajar en equipo".

"Debemos cuidar a quienes nos cuidan, darles equipamiento, tecnología y capacitación", dijo al referirse a las políticas destinadas a las fuerzas policiales. Planteó además que "si queremos resolver el problema, debemos dar un debate serio sobre el sistema de responsabilidad penal juvenil".

En cuanto a la lucha contra el narcotráfico, destacó la necesidad de "proteger nuestras fronteras" y de fortalecer la "prevención e inteligencia criminal". "Vamos a monitorear las fronteras y a recuperar el control del territorio que el Estado fue perdiendo. Estamos concentrados en desarmar la cadena de cada narco-organización", afirmó.

Asimismo, habló sobre el Poder Judicial y dijo que "creemos en un Justicia independiente, que de respuestas a la gente. Se empieza a investigar con libertad y eso es positivo. A más de dos años de su muerte, queremos saber qué pasó con el fiscal (Alberto) Nisman y con su denuncia", subrayó.

La inflación y el "populismo irresponsable"

En otro de los pasajes de su discurso, Macri volvió a apuntarle al kirchnerismo al afirmar que "hace cinco años que no crecemos ni generamos trabajo", al tiempo que se mostró confiado en que "estamos saliendo" de esa situación porque "en 2017 la economía va a crecer".

El Jefe de Estado también cuestionó al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por no haber bajado los índices inflacionarios. "La inflación es tóxica, destruye el salario, paraliza la inversión y nos impide mirar a largo plazo. Los gobiernos anteriores la fomentaron y la quisieron esconder. Nosotros la enfrentamos y hoy está en un claro camino descendente", sentenció, a la vez que dijo que la meta del Banco Central es que la inflación esté entre 12 y 17 por ciento este año.

Además, agregó: "Con alta inflación, la economía crece menos. Durante años el Estado le dio la espalda a eso. Nosotros actualizamos el mínimo no imponible sin caer en el populismo irresponsable. El año pasado salimos del default que nos aisló durante 15 años y nos incorporamos al mundo", planteó.

El "tarifazo"

Aunque no mencionó directamente los aumentos en las tarifas, Macri destacó que "después de una década de despilfarro y corrupción, empezamos a normalizar el sector energético para que las familias, los comercios y las fábricas tengan energía cuando lo necesitan".

En ese sentido, aseguró que "en este proceso no dejamos a nadie atrás; hoy casi cuatro millones de usuarios reciben tarifa social" para los servicios públicos.

Las políticas científicas

Macri defendió también las políticas de su gobierno en materia de ciencia y tecnología. "La ciencia, la tecnología y la innovación son claves para el crecimiento. Vamos a fomentar la inversión pública y privada para fomentar su desarrollo", señaló.

En medio del malestar de los científicos del Conicet por los recortes en los programas de investigación, el mandatario aseguró que "queremos que los científicos puedan hacer más y mejor investigación. Tenemos que lograr que el desarrollo llegue a todo el país".

Las políticas de género

Otro de los puntos abordados por el primer mandatario en su discurso fue la política oficial en materia de lucha contra la violencia de género. "Cada 37 horas, una mujer muere por violencia de género. Todos nos unimos en el grito "Ni una menos"", remarcó.

"Es un desafío que tenemos que encarar juntos, poniendo fin a la violencia machista. El elemento fundamental es la educación. Por eso pusimos en marcha el Plan Nacional contra la Violencia de Género", indicó.

Reforma política y obra pública

"Una de las decepciones del 2016 fue el escaso avance de la reforma política. Es una vergüenza que en el siglo XXI sigamos votando con un sistema arcaico que se presta a la trampa", manifestó el Presidente, que añadió: "La corrupción es un mal que envicia a los políticos".

También dedicó unos párrafos de su discurso a la obra pública que, según afirmó, "dejó de ser un sinónimo de corrupción". En ese contexto, dijo que "al fin de estos cuatro años, el 75 por ciento de los argentinos tendrá cloacas y agua potable".

Un mensaje electoral

Sobre el final de su discurso, el Jefe de Estado envió un mensaje con un claro tinte electoral: "Los momentos más importantes están vinculados con los afectos, los sentimientos son lo más real que tenemos. Es imposible que podamos tomar contacto con esas emociones si no podemos pagar las cuentas o poner comida en la mesa. Por eso tenemos que convencernos de que somos la generación que vino a cambiar la historia".

En ese marco, cargó nuevamente contra el kirchnerismo. "No hay más lugar para cinismos. Cuanto más viajo por el país, más convencido estoy de que tenemos todo lo que necesitamos para salir adelante. Argentina está creciendo con políticas sólidas, sin atajos. Basta de que nos regalen el presente para robarnos el futuro. No aflojemos, ratifiquemos nuestra convicción por el cambio, no escuchemos a los que no hacen autocrítica por lo que hicieron en el pasado", dijo Macri.


COMENTARIOS


UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con las nuevas restricciones en el AMBA?