Frente de Todos

Kicillof y Máximo Kirchner se reunieron con intendentes del conurbano y ratificaron la sintonía con el gobierno nacional

El gobernador de la provincia de Buenos Aires recibió a jefes comunales junto al jefe del bloque oficialista en el Congreso y varios funcionarios bonaerenses. Analizaron la nueva etapa de la cuarentena, la evaluación de nuevas excepciones, habilitación de protocolos y la aplicación de los nuevos criterios en diálogo con la Nación.


Tras el anuncio de la continuidad de la cuarentena al menos hasta el 10 de mayo, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, recibió esta mañana a intendentes del conurbano acompañado por el diputado nacional Máximo Kirchner, con el objetivo de seguir evaluando la situación y las posibles novedades en cuanto a habilitaciones y protocolos pero también mostrarse en sintonía con el gobierno nacional.

El mandatario bonaerense analizó la nueva fase del aislamiento social, preventivo y obligatorio con diversos jefes comunales del cornuabno, como Mariano Cascallares (Almirante Brown), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan José Mussi (Berazategui), Fernando Espinoza (La Matanza), Ariel Sujarchuk (Escobar), Mario Secco (Ensenada) y Jorge Ferraresi (Avellaneda).

Así, Kicillof muestra de qué modo continúa el diálogo con todos los intendentes, tal como se determinó para esta etapa del aislamiento a partir de hoy, para "evaluar la posibilidad de nuevas excepciones, habilitación de protocolos y la aplicación de los nuevos criterios establecidos por la Nación, como así también la situación financiera de cada distrito", tal como comunicó la Provincia.

Kicillof inició de esta manera una nueva ronda de diálogo con los jefes comunales enrolados en el Frente de Todos, pero la novedad -aunque siempre hace pie en la Provincia- fue que de la conversación participó Máximo Kirchner, hijo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, líder de La Cámpora y jefe del bloque oficialista en el Congreso. También estuvieron el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco; el secretario General, Federico Thea; y, mediante teleconferencia, la ministra de Gobierno, Teresa García.

En la conversación abordaron el detalle de la apertura de actividades enmarcadas en la segunda etapa de la cuarentena. No hablaron, como dejó claro Kicillof en Twitter ayer, de las salidas recreativa. Según información de Infocielo, los propios intendentes del GBA, junto a los de las grandes ciudades del interior, dejaron fuera de discusión la posibilidad de permitir las salidas de una hora que sí gozarán los vecinos de distritos menores y sin circulación viral.

No obstante en el oficialismo descartaron cualquier ruido con la Casa Rosada y apoyaron la decisión de Kicillof pero asociada a lo que expresamente determinó el Presidente. "Para nosotros, Alberto fue claro ayer: dijo que en distritos de más de 500 mil habitantes la cuarentena sigue igual", analizaron.

Algunos intendentes, de hecho, salieron con un mensaje público de apoyo, como Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora: "Apoyamos la decisión de no habilitar las salidas de esparcimiento en los grandes conglomerados urbanos. Creemos que debemos seguir cuidándonos entre todos y todas respetando el aislamiento social, preventivo y obligatorio".

Hasta ahora, del Conurbano, sólo Avellaneda, Lomas de Zamora, Morón, San Isidro, San Miguel y Tres de Febrero están en la lista con algunas de esas actividades permitidas. El resto evalúa cuidadosamente los pasos a seguir. Como se sabe, la posibilidad de un brote masivo en el Gran Buenos Aires, a partir de su densidad de población y de sus características socieconómicas, puede ser un verdadero problema.

Más allá de la cuestión sanitaria y de seguridad, Kicillof confirmó a los intendentes que seguirá adelante con la asistencia económica en los términos planteados la semana pasada. Ya se hizo efectivo el primer desembolso de mil millones de pesos, que se distribuyeron vía CUD, y se empieza con los aportes reembolsables que totalizan 3 mil millones de pesos.

Ese dinero se repartirá a demanda de los municipios que demuestren que no pueden pagar los salarios de abril, y se devolverán con condiciones muy favorables: tres meses de gracia, 18 meses para pagar y tasa cero. La semana que viene ese fondo se reforzará con otros 4 mil millones, totalizando 8.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Creés que Kicillof podrá llegar a un acuerdo con los bonistas?