Economía

El Gobierno nacional anunció que la Argentina logró reestructurar el 99% de la deuda bajo ley extranjera

Con Cristina y todos los gobernadores a su lado, el Presidente y el ministro de Economía destacaron la alta aceptación obtenida entre los acreedores, superior al 93% y que, por la activación de las cláusulas de acción colectiva, el porcentaje se elevó al 99%. Mirá todo lo que dijeron.


Tras un largo proceso de negociación, el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ministro de Economía, Martín Guzmán, entre otros, anunciaron los resultados del canje de deuda propuesto por el Gobierno: Argentina consiguió reestructurar casi la totalidad de la deuda extranjera emitida bajo ley de Estados Unidos

"La oferta tuvo una aceptación masiva de parte de nuestros acreedores", anunció al comienzo del acto en el Museo del Bicentenario, en Casa Rosada, el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Según precisó el titular de la cartera económica, que hizo uso de la palabra tras una breve introducción del jefe de Estado, "el 99% de la deuda pública en moneda extranjera bajo ley extranjera ya ha quedado reestructurada", ya que, en concreto, se adhirieron el 93,55% de los tenedores de títulos públicos, lo que activó las cláusulas de acción colectiva y así forzó a quienes no entraron a ingresar al canje de todas formas.

Fernández y Guzmán estuvieron acompañados por CFK y todos los gobernadores, incluido el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. También participaron del acto, entre otros, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el titular del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja, Máximo Kirchner.

"Salimos de un default virtual", celebró Guzmán, que precisó que el éxito de las negociaciones del Gobierno "implica que Argentina tendrá una alivio en los próximos años de USD 37.700 millones".

A su turno, Alberto celebró: "La Argentina estaba en default pero hoy tenemos la tranquilidad de que no hemos traicionado la confianza porque hicimos las cosas tal como prometimos hacerla".

El jefe de Estado agregó que "la deuda no la van a pagar los que peor están, los que más necesitan" y añadió que el país tiene que "asumir la responsabilidad de lo que pasó y que no vuelva a pasar nunca más".

"Tomemos conciencia de lo que significa entrar en el laberinto de la deuda", sostuvo el mandatario y señaló que "cuando hay que pagar tenemos menos dinero para educar a nuestros hijos y para los hospitales" o para los jubilados, que "siempre han sido la variable de ajuste al que nos condenó el endeudamiento".



Luego, Fernández inició un tramo de su discurso en el que contrastó variables económicas en que quedó el país en diciembre de 2019 con distintas políticas que incluso se pudieron producir en contexto de pandemia.

"Miren qué ironía: estamos en pandemia, saliendo del default y ayer pusimos en órbita el segundo satélite que ayuda a la producción argentina, un proyecto que empezó Cristina en 2010", afirmó el mandatario.

En la misma línea, el jefe de Estado recordó que "entre mayo 2018 y diciembre 2019" la Argentina tuvo "que soportar tres grandes devaluaciones" y se generó "la inflación más alta en 30 años". Por eso, remató la frase: "La Argentina perdió su rumbo en esos años".

Con la disputa con la Ciudad respecto de la injusta distribución de los recursos que hay en la Argentina entre los distintos distritos, Alberto señaló: "Tenemos que pensar la forma en que se ha construido la Argentina en los últimos 100 años, y no es nada contra Horacio (Rodríguez Larreta), y que vio concentrarse la riqueza alrededor del Puerto de Buenos Aires".

"Tenemos que preguntarnos si estamos contentos con los resultados que obtuvimos. Nadie puede estar contento con este país profundamente desigual", agregó el mandatario, que opinó que "tranquilizar la economía es tranquilizar a la Argentina toda" y así "saber hacia dónde queremos ir"

Finalmente, se metió en el próximo capítulo de lo que será solucionar la deuda que dejó Macri: el Fondo Monetario Internacional. "El sábado hablamos con Georgieva y entonces le recordé lo que hicimos con Néstor Kirchner: vamos a cumplir con ustedes pero deje que lo hagamos a nuestro modo".

"Hoy despejamos un obstáculo, en breve esperamos poder despejar el obstáculo de la deuda con el FMI", añadió el Presidente respecto de los diálogos con el Fondo.

Y concluyó: "Sepan las generaciones futuras que cuando pasen 10 años, en 2030, la Argentina deberá USD 38.000 millones menos que los que debía en diciembre de 2019. Hoy estamos de pie y en marcha. Celebremos".




COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Creés que Kicillof podrá llegar a un acuerdo con los bonistas?