La oposición

Toque de queda: Juntos por el Cambio está en contra pero sus intendentes y gobernadores están a favor

Líderes nacionales del PRO, la UCR y la CC, al igual que sus representantes en el Congreso y la Legislatura, salieron a decir que la medida para contener los contagios restringe "libertades individuales". Por el contrario, jefes comunales y mandatarios provinciales opositores no piensan igual.


A horas de que el Gobierno nacional promueva un “toque de queda” sanitario para restringir la circulación nocturna y así evitar juntadas y fiestas clandestinas de jóvenes, vector que encabeza por lejos los nuevos contagios diarios, desde Juntos por el Cambio salieron en manada y en todos los niveles a cuestionar la medida ya que, afirman, restringe “libertades individuales”, y a la vez criticaron violentamente al presidente Alberto Fernández, llegando a calificarlo de "monarca"

Cualquier similitud con la irracionalidad del sector trumpista en EEUU, pura casualidad. En un comunicado, la coalición opositora desde la Cámara de Diputados del Congreso destacó que “el gobierno nacional elige restringir las libertades individuales como una única respuesta a la crisis sanitaria del coronavirus” e hizo hincapié en que “el toque de queda que se pretende no hace más que confirmar la mezcla del fracaso de la política sanitaria y el intento oficial por montarse sobre acontecimientos populares que pretendieron convertir en eventos oficialistas”.

“Así se permitieron hechos masivos en un momento en el que, con el esfuerzo de todos, los contagios habían bajado, pudiendo tener un verano ordenado, con la posibilidad para miles de comercios de volver a abrir sus puertas y para que los trabajadores regresaran a sus actividades”, argumentaron.

Sin diferenciar entre las características del velatorio de Diego Maradona hace dos meses, las manifestaciones a favor y en contra del aborto y las fiestas clandestinas, JXC también defendió a los jóvenes y lo que se viene observando en su comportamiento: “Ahora la carga del fracaso y negligencia en el manejo de la pandemia tiene un nuevo chivo expiatorio: los jóvenes, generando un nuevo enemigo imaginario en los jóvenes; no puede ser un absurdo tan grande”.

También volvieron a hablar de "cuarentena eterna" a pesar de que el momento de las restricciones duras acabó hace más de tres meses. "La cuarentena eterna no solucionó el tema sanitario sino que, por el contrario, se demostró ineficiente, autoritario y con una inédita violación a los derechos humanos, con episodios oscuros y aún no dilucidados”.

Alertaron, además, sobre “el riesgo de que una prohibición de este tipo y la estigmatización de la conducta de los jóvenes pueda derivar en la multiplicación de casos de violencia institucional”. Al respecto señalaron los casos de Blas Correa, Luis Espinoza y Facundo Astudillo Castro, víctimas y presuntas víctimas del accionar de la policía durante la cuarentena.

Se expresaron referentes vidalistas nacionales y desde la Legislatura bonaerense también. “Imponer un toque de queda no es la forma”, aseguró desde Twitter el diputado bonaerense Daniel Lipovetzky, quien sugirió en cambio “control de actividades ilegales y prevención”, ya que, dijo, “ni la economía ni la sociedad están preparadas para limitar nuevas libertades individuales”.

Más tajante, el jefe del bloque PRO en la Cámara de Diputados de la Nación, Cristian Ritondo, aseguró que el Gobierno de Alberto Fernández “elige restringir las libertades individuales como única respuesta a la crisis sanitaria del coronavirus”. Por eso hizo suyo el mensaje de JXC al sugerir que “faltan alternativas para cuidar a los argentinos sin descuidar la economía”.

Parece ser que los que tienen responsabilidades ejecutivas en representación del mismo espacio político no piensan igual. Intendentes de JXC de la Provincia de Buenos Aires y gobernadores de la coalición opositora se diferenciaron, no se expresaron en el mismo sentido o incluso ya aplicaron restricciones similares previamente

En el caso de los mandatarios provinciales, Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza) respetarán el decreto del Gobierno nacional, que de todos modos, según trascendió, delegaría las precisiones horarias en provincias y distritos. 

En el caso de seis intendentes bonaerenses de la oposición, el último martes, en acuerdo con el gobierno de Axel Kicillof, decidieron que sus municipios pasen a Fase 3 debido al aumento de casos de covid-19. La marcha atrás implicó la aplicación de nuevas medidas restrictivas para frenar la circulación.

Son Arrecifes, Balcarce, Lincoln, Lobería, Puan y Suipacha, todos gobernados por intendentes de JXC, donde debieron dar marcha atrás en un contexto sanitario que comenzó a complicarse en todo el país y la provincia de Buenos Aires, y que llevó a Kicillof y los intendentes a reunirse en San Bernardo para evaluar qué medidas tomar en el corto plazo.

Otros casos, como el de Francisco Ratto de San Antonio de Areco y de JXC, son aún más representativos. Allí se establecieron durísimas restricciones para impedir los contagios de coronavirus, entre ellas el cierre de locales gastronómicos a las 0 horas, bajo penas de multas millonarias. Es decir, ejecutó el "toque sanitario" más duro y antes que nadie. 

¡Atención vecinos! Nuevas medidas y horarios por prevención sanitaria COVID-19

Publicada por Municipalidad de San Antonio de Areco en Jueves, 7 de enero de 2021


También en Azul, donde gobierna Hernán Bertellys -también de JXC- existe el toque de queda desde hace casi cuarenta días. En dialogó con Infocielo, el secretario de Gobierno de Azul, Alejandro Vieyra, quien señaló que “la medida estuvo bien y dio resultado”.

“Llegamos a esa determinación porque entendíamos que la nocturnidad era un lugar clave donde se reproducían los contagios de forma mayor a otros ámbitos. En el momento que tomamos la decisión, no teníamos camas disponibles en terapia intensiva y en el hospital”, sostuvo el funcionario.








COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con las nuevas restricciones en el AMBA?