Coronavirus y educación

Clases presenciales: entre la continuidad, las soluciones intermedias y la posibilidad de cierres

Con el COVID-19 y la segunda ola en el centro de la escena, la presencialidad escolar volvió a ser un tema fundamental en la agenda. ¿Qué medidas se pueden tomar? ¿Cuál es la postura de los docentes? La mirada de los sindicatos y qué dice el GPBA por el momento.

Por Tomás Correa


La segunda ola de COVID-19 tomó el centro de la escena social y política a partir de los aumentos de casos a lo largo y ancho del país. Como consecuencia, muchas de las aperturas que se habían habilitado en los últimos meses comenzaron a encontrar retrocesos.

Entre las discusiones de las restricciones, hay una que en los últimos días ha sido la más complicada y que mayor caudal de comentarios cosecha: la educación presencial.

Este martes, fue el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, quien en la conferencia semanal tomó la palabra para hablar de las escuelas. “No hay un alto grado de contagios”, señaló tras explicar que solo el 7% de los casos totales fueron detectados en los establecimientos educativos.

Las declaraciones nacen luego de una reunión que tuvieron el lunes el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, y la directora General de Educación y Cultura, Agustina Vila, con los referentes del Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) y gremios de auxiliares de la educación.

Silvia Almazan, secretaria adjunta de Suteba, explicó en diálogo con Nueva BA que, según su perspectiva, consideran que "se debe avanzar con mayores restricciones sociales y educativas en los distritos donde se ha dado un crecimiento exponencial”.



A primera vista, una solución intermedia podría ser esa, la de la autonomía de cada distrito para definir el cierre o no, temporal, de los establecimientos educativos y durante ese lapso seguir de manera virtual. Cabe recordar que, en este momento, son 66 municipios los que se encuentran en fase 3 y con complicaciones hospitalarias, lo que implica casi la mitad de la provincia de Buenos Aires. 

Si bien el contagio en las escuelas no tiene un porcentaje alto, hay un problema que está inquietando a la comunidad educativa: la circulación masiva que logra la presencialidad se ve en los transportes públicos, que son uno de los mayores focos de contagio en nuestro país.



Es por este dato, ante todo, que desde Suteba señalan que se debe proceder a la “suspensión de la presencialidad en los distritos de alto riesgo”.

“El seguimiento de estas situaciones comenzará a estar en manos de un comité de crisis provincial, sumado a comités regionales que se encargarán de monitorear la situación de cada distrito”, agregó Almazan.

No obstante, esta postura - asimilable a una “solución intermedia” entre la alternancia presencial actual y un cierre total - no es la única que existe entre los gremios. Udocba da señales de ello al momento de convocar un paro para el próximo miércoles 14, bajo la consiga “suspensión de clases YA”.

“La situación en las escuelas es de gran complejidad. La presencialidad genera una gran circulación de contagios. Ya superamos un 30% de contagio de docentes, auxiliares y alumnos”, comentaron a Nueva BA desde el gremio, con una postura firme sobre la necesidad de la suspensión.



También explicaron que “las escuelas intentan llevar adelante los protocolos, pero la realidad es que la circulación hace que el virus ingrese al establecimiento educativo".

"Hace mucho venimos diciendo que es necesaria la suspensión de la presencialidad. Quieren hacer ver que el contagio está en la vereda, pero no sucede”, argumentaron,
 y agregaron: Hoy con miles de casos no podemos discutir si es más importante la presencialidad o la vida.

A la discusión se suma un dato importante que presentó la provincia el día de hoy: el porcentaje de personal docente y no docente vacunado alcanza un 52,9%, muy por encima de los guarismos de otros distritos, como la Ciudad de Buenos Aires, que ronda el 15%. 



Pese a la postura actual del Gobierno bonaerense, sostenida en números que indican que aún no son preocupantes en cuanto a contagios en escuelas, la discusión seguirá en los próximos días a partir de la perspectiva de los gremios y finalmente de cómo continúen los casos positivos. De interrumpirse el actual sistema de presencialidad intercalada,  los caminos más visibles y prometedores podrían ser la autonomía de los distritos o, en una postura un poco más restrictiva, el cierre temporal de 15 días de las escuelas.


COMENTARIOS


ENCUESTA

¿Estás de acuerdo con las nuevas restricciones en el AMBA?