PUJA EN EL JUSTICIALISMO

El sello del FPV, la clave detrás de la fallida cumbre del PJ

El sello que llevó al kirchnerismo al poder aparece como otro de los factores que desencadenaron la tensión en la noche del martes en San Telmo. Los intendentes quieren una reunión con Cristina.


Todavía falta un mes para el cierre de listas en la Provincia, pero el peronismo aún no termina de alcanzar la tan proclamada unidad. Esta semana vivió un anoche de tensión tras la fallida cumbre en el centro cultural Caras y Caretas, a la que un grupo de intendented decidió no asistir en medio de versiones y acusaciones cruzadas.

La versión oficial de los alcaldes le apuntó a la presencia de Gabriel Mariotto, Luis D'Elía y Amado Boudou, dirigentes del riñón del kirchnerismo. "Son un límite, restan más de lo que suman", dijo Ariel Sujarchuk en declaraciones radiales. Mariotto y D'Elía salieron a defenderse e incluso este último desafió a los jefes comunales a jugar con Florencio Randazzo y competir contra Cristina Kirchner.

También trascendió que el motivo del "faltazo" fue la disputa de poder con La Cámpora por el armado de las listas. Si bien a fines del año pasado el PJ definió un esquema de apoderados que le dio representación a todos los sectores internos, desde el entorno de los intendentes sostienen que el camporismo todavía tiene mucha injerencia en la "lapicera" que definirá las listas.

En las últimas horas, sin embargo, allegados a los intendentes plantearon que el desplante en Caras y Caretas tuvo como objetivo presionar a Cristina para forzar una definición sobre su candidatura. Como parte de esa estrategia, los jefes municipales aprobaron para el acto un banner con la leyenda "Unidos por Argentina", pero sin las siglas del FPV, sello que llevó al kirchnerismo al poder.

De acuerdo a la versión de la que se hizo eco el portal de El Cronista, desde La Cámpora advirtieron la estrategia y redoblaron la apuesta: consiguieron un cartel con la sigla FPV y lo colgaron detrás de la mesa donde debían haber estado los alcaldes. "No hay sello más competitivo", argumentaron.

"Lo que piden los intendentes es hablar más con Cristina, porque al ser la más competitiva del espacio piden que sea ella la candidata. Nadie mide más, sus votos son intransferibles", dijo en off a este sitio una fuente de estrecha confianza de uno de los intendentes de la Primera que faltaron al encuentro en Caras y Caretas.

De todos modos, los distintos sectores del peronismo trataron de restarle dramatismo al tema. "Siempre hubo diferencias entre los intendentes, cuando CFK nos deja solos es normal que pase esto", señaló Mario Secco, el intendente kirchnerista de Ensenada. "Fue sólo un traspié", relativizó Sujarchuk. El PJ todavía tiene algunas semanas más para limar asperezas y alcanzar definiciones.


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Qué pensás de las reformas anunciadas por Macri?