>

LA VOZ DE LOS INTENDENTES

Durañona: "Si Dujovne dice que el FMI es bueno, preparémonos para la peor versión del FMI"

El intendente de San Antonio de Areco dijo que el Gobierno "le toma el pelo a los argentinos". Advirtió sobre los efectos del tarifazo y denunció que el país y la Provincia están gobernados por "un partido vecinalista porteño". Los dardos a la conducción del PJ Bonaerense por la "conurbanización" del partido. Las banderas del peronismo del interior.


Por Mauro Castro

Francisco "Paco" Durañona es políticamente incorrecto. No habla de "garantizar gobernabilidad"; está lejos del peronismo "dialoguista". Aclara que no hay que perder el "respeto institucional" y dice que no tendría problemas en sacarse una foto con Mauricio Macri en la inauguración de una obra para San Antonio de Areco, pero que eso no le impide denunciar con crudeza las consecuencias del plan económico de Cambiemos.

En tiempos del retorno del Fondo Monetario Internacional al país, Durañona sale al cruce del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, por sus intentos de mostrar las "bondades" del organismo. Advierte que el rumbo económico del macrismo "no tiene salida". Y remata: "Nos gobierna un partido vecinalista porteño que desprecia la autonomía de los municipios".

El intendente kirchnerista analiza la actualidad del PJ y levanta las banderas del peronismo del interior. La "conurbanización" del partido, lamenta, dejó afuera de la discusión a la "Argentina rural". Durañona no quiere candidatos con "grandes estructuras de poder".

En una entrevista exclusiva con Nueva BA, también opina sobre la foto de Gustavo Menéndez con María Eugenia Vidal, la "danza de nombres" en el PJ y los tarifazos.

—¿Qué lectura hace del escenario económico tras la corrida cambiaria y el reciente anuncio sobre el FMI?

—Desde que arrancó la campaña electoral, cada paso que dio el Gobierno fue consolidando lo que advertimos y que quisieron plantear como campaña del miedo. Siempre supimos que cada decisión de política económica de Macri y de Vidal iba a conducir a esta situación. Es absolutamente falso que hubo gradualismo. Lo que hubo fue una decisión de avanzar lo más rápido posible para cumplir con las exigencias de los organismos internacionales de crédito y de los sectores que financiaron a la Argentina desde ámbitos privados; algunas se consolidaron y otras por el momento quedaron en el camino, como la reforma laboral. Así como lo advertimos al principio, hoy ratificamos que este camino no tiene salida.

—Dujovne dijo que el FMI no es el mismo que el de hace 20 años. ¿Qué opina sobre esa declaración?

—El Gobierno sigue con esta pretensión de tomarnos el pelo a los argentinos con declaraciones absurdas. Salir a hacer campaña por las bondades del FMI realmente no merece el menor análisis. Ningún argentino se va a tragar ese sapo, menos aún cuando desde hace dos años estamos viviendo una estafa electoral extraordinaria. Cada vez está más claro que siempre sucede exactamente lo contrario a lo que nos dicen el Presidente, la Gobernadora y sus ministros. Si Dujovne dice que el FMI es bueno, preparémonos para la peor versión del FMI.

"Vidal dijo que iba a trabajar codo a codo con los intendentes, pero la verdad es que no nos convocó nunca".


—Algunas encuestas revelaron que la crisis económica hizo caer la imagen positiva de Vidal. ¿Está de acuerdo con esa percepción?

—Tanto (el alcalde porteño Horacio Rodríguez) Larreta como Vidal son delegados de Macri. Llegaron a gobernar un territorio en el marco de esa estafa que fue la campaña y lograron un acompañamiento en la sociedad, aunque hoy todas las encuestas demuestran que han perdido muy fuertemente el respaldo y la aprobación a un año y medio de terminar el mandato. Eso de pretender mostrar diferencias entre uno y otro tiene que ver con un manotazo de ahogado que la gente no se va a tragar.

—Una de las problemáticas centrales que tiene hoy la Provincia es el impacto de los tarifazos. ¿Cuál es su lectura?

—Todo lo que se ha planteado desde Nación y Provincia en ese sentido confirma que estamos gobernados por un partido vecinalista porteño con una impronta unitaria y centralista como pocas veces se ha visto. Tienen un profundo desprecio por los municipios y el federalismo y una clara pretensión de vaciar de autonomía a los distritos. No se soporta que se tomen decisiones políticas completamente distintas a las que vienen tomando Macri y Vidal. Por ejemplo, en San Antonio de Areco aumentamos el salario de los municipales un 25 por ciento y eso para ellos es inaceptable. Van a hacer todo lo que puedan para disminuir nuestras facultades y nuestra autonomía.

Con respecto a las tarifas, es realmente desopilante que todos los estamentos del Estado estemos viendo cómo hacemos para limitar el impacto del tarifazo para resguardar la rentabilidad extraordinaria de tres empresarios que se quedaron con el monopolio de la electricidad. A ellos no se les pide ningún tipo de esfuerzos, como sí se nos pide a las provincias y a los municipios. Se aprovecha el blindaje mediático para compartir responsabilidades sobre los tarifazos. Ante este intento de confundir a la gente, hemos decidido no caer en esa trampa, corrernos de ese lugar y directamente 'limpiar' la tarifa eléctrica de cualquier tasa, derecho, servicio o contribución que no tenga que ver con ese servicio, para que se hagan cargo Macri y Vidal de la decisión que tomaron.

—¿Qué otras medidas tomó el municipio para paliar los efectos de los aumentos en los servicios?

—Como vemos que esto está generando un impacto muy negativo en las economías locales, estamos proponiendo un descuento de tasas del 30 por ciento con la condición de adherirse al débito automático, que es lo que nos va a garantizar que se mantenga un alto nivel de cobrabilidad como el que tenemos ahora. Lo hacemos para acompañar a familias, comercios y productores y corrernos de esa trampa en la que nos quieren meter quienes tomaron la decisión y ahora pretenden responsabilizarnos del grosero impacto que causaron los aumentos.

Por eso digo que hay una mirada claramente centralista y unitaria y un desprecio por la autonomía municipal y las posibilidades que tenemos los municipios de tomar decisiones. Vidal arrancó su gestión diciendo que iba a trabajar codo a codo con los intendentes y la verdad es que no nos ha convocado nunca a discutir medidas que después presentan como pactos o acuerdos, como el Pacto Fiscal, que más que un pacto es una imposición que transfiere facultades de los intendentes a la burocracia del Ministerio de Economía de La Plata.

"Es desopilante que estemos viendo cómo limitar el impacto del tarifazo para resguardar la rentabilidad de tres empresarios".


—El Pacto Fiscal fue apoyado en la Legislatura por un sector del peronismo.

—Lamentablemente hay acuerdos personales en la Legislatura que acercan agua al molino de Vidal, con ausencias injustificadas, con votaciones en cuestiones determinantes de parte de bloques que se dicen peronistas. Por ese motivo, con el diputado (Mariano) Pinedo presentamos un proyecto de ley que modifica el reglamento de la Cámara para que haya un reemplazo instantáneo e inmediato de los legisladores que se ausentan de la sesión, para que no haya más trampas que lo que hacen es favorecer el quórum para votaciones que pretende imponer Vidal; en vez de dar la cara y explicar que están trabajando en sintonía con (el presidente de la Cámara de Diptuados, Manuel) Mosca y con Vidal, hacen estas trapisondas de aparecer como ausentes o levantarse de repente y desaparecer. Esto tiene que ver con la transparencia. Proponemos que ningún legislador se pueda ausentar; y si lo hace, que un legislador de la lista por la que fue oportunamente votado lo reemplace.

—¿Se refiere a los legisladores que responden a la conducción del PJ Bonaerense?

—En ese sector hay muchas contradicciones. Aparecen ahora presentando junto al Presidente del bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara de Diputados de la Nación los listados de los ciudadanos que firmaron para modificar la reforma previsional y son las mismas autoridades del PJ que en su momento emitieron un comunicado acompañando el consenso fiscal que se aprobó en Nación y en Provincia que le quita autonomía a los municipios y que fue el acto número dos de la reforma previsional. Eso es contradicción, falta de transparencia y de claridad. Hay que poner blanco sobre negro en este momento en que los impactos de estas políticas están causando estragos en la ciudadanía. Esto de aparecer jugando en dos canchas distintas tiene que dejarse de lado de cara a las propuestas de 2019.

—¿Cayó mal entre los intendentes peronistas la foto de Menéndez con Vidal en plena disputa por las tarifas?

—Los intendentes tienen no solamente la legitimidad sino también el deber de recibir institucionalmente a quienes gobiernan la Provincia y la Nación. No hay que dejar de manejarse con el respeto institucional que eso requiere. Con quién se saca una foto es lo de menos, independientemente de lo simbólico; ahí cada uno tendrá que dar las explicaciones del caso. Yo me puedo sacar mañana una foto con Macri inaugurando una obra y eso no me va a hacer cambiar mi posición explícita sobre los temas en los que soy crítico porque entiendo que le hacen daño a la comunidad que me toca gobernar.

No se puede sacar un comunicado aprobando un consenso fiscal que fue consecuencia de la reforma previsional y al otro día sacarse una foto con (Agustín) Rossi con las firmas de los vecinos de Merlo en contra de la reforma. Esas son las contradicciones que tenemos que aclarar de una buena vez por todas porque la ciudadanía no es tonta, no come vidrio. Hay que decir las cosas con claridad, bancándose los costos políticos o las extorsiones, que siguen estando a la orden del día. Esto hay que darlo por terminado y para eso hay que decir las cosas como son.

"La Provincia que está más allá del Conurbano tiene que tener un rol protagónico; y esa discusión hoy está ausente".


—¿Usted dijo que le gustaría ser candidato a gobernador?

—No dijo exactamente eso. Lo que sí vengo diciendo desde que se eligieron las autoridades del PJ Bonaerense y también en la campaña, cuando se armaron las listas de Unidad Ciudadana, es que el interior, la argentina rural, la Provincia que está más allá de las fronteras del Conurbano debe cumplir un rol protagónico. Debemos ofrecerle a las familias argentinas una mirada que tenga que ver con la producción, el arraigo, la consigna 'tierra, techo y trabajo', el acceso justo al hábitat y a los estudios superiores. Cada uno de los 135 municipios debe tener su centro de salud, su estructura educativa municipal, su acceso a las universidades, sus parques industriales. La Provincia debe ser una confederación de municipios. Debemos hablar de los millones de terrenos que hacen falta para darle a las familias de Buenos Aires que siguen haciendo esfuerzos siderales para pagar sus alquileres. Esta discusión está ausente y esto tiene que ver con haber 'conurbanizado' la política y el peronismo en los últimos años. Y esta discusión yo la quiero dar a fondo.

—Sin embargo, en los últimos meses los intendentes peronistas del interior lograron conformar un bloque de poder que propone y discute leyes y plantea una agenda propia.

—Sí, por supuesto. Pero a fuerza de hacer este planteo y de tener que manejarlo por nuestros propios medios, porque no hubo ninguna manifestación ni posición firme de parte de los bloques de intendentes, las autoridades del PJ o los intendentes del Conurbano respecto del Pacto Fiscal y el daño que nos hace a los municipios que estamos más allá del Gran Buenos Aires. Tampoco hubo una defensa cuando se discutió y de hecho se terminaron eliminando las policías locales en los municipios más chicos. Los intendentes del Conurbano solamente hacen foco en los intereses de sus municipios. Ante este abandono, nos autoconvocamos y empezamos a trabajar nosotros en defender nuestros propios intereses. Esa defensa se tiene que convertir en una propuesta electoral para 2019.

Estamos cansados de que sólo vengan a presentarse como candidatos aquellos que gobiernan municipios con enormes cantidades de población, tienen grandes estructuras de poder, relaciones con grupos empresarios y medios de comunicación o muchos recursos para hacer frente a las campañas. Hay que modificar de cuajo esa situación y por eso queremos dar este debate, no sólo en el día a día sino también cuando venga la discusión electoral.

—Algunos dirigentes ya empezaron a recorrer la Provincia. Rossi y (Jorge) Capitanich, por ejemplo. ¿Tiene preferencia por algún nombre de cara a las elecciones del año próximo?

—Los nombre me interesan poco. Me parece que la danza de nombres no va a llevar a ningún resultado exitoso. Lo que necesitamos son propuestas concretas. Y cuanto más desconocidos y menos poderosos sean los candidatos que tengamos para ofrecer, mayor simpatía van a generar en la sociedad.


COMENTARIOS



UBICACIÓN


ENCUESTA

¿Quién creés que será el candidato a gobernador por el peronismo?