TRAS LA ASONADA MILITAR EN EL PAÍS VECINO

Macri expresó su "preocupación" por Bolivia pero evitó hablar de "golpe"

Incómodo, el Presidente respondió con una evasiva ante la consulta de un periodista en Casa Rosada. Faurie dijo que "no hay elementos para describir lo ocurrido como un golpe". Los mensajes de Alberto y de Cristina.



Tras casi 24 horas, Mauricio Macri rompió el silencio y habló por primera vez sobre la asonada militar contra el presidente boliviano Evo Morales. Sin embargo, el Presidente evitó hablar de "golpe de Estado" y sólo se limitó a expresar su "preocupación" por la situación de aquel país.

Antes de ingresar a la reunión de Gabinete en la Casa Rosada, Macri respondió a la consulta del periodista Marcelo De Leo (radio La Red) sobre la crisis política en el país vecino. “Todos estamos preocupados por Bolivia”, respondió, visiblemente incómodo, el líder del PRO.

Por su parte, el canciller Jorge Faurie sostuvo que "no están los elementos para describir lo ocurrido como un golpe de Estado”, pese a que Morales se vio forzado a presentar su renuncia tras las fuertes presiones de las Fuerzas Armadas.

Previamente, la Cancillería había emitido un comunicado para referirse a la "inestabilidad política vivida por Bolivia". En ese texto, el Gobierno argentino tampoco habló de golpe.



Los mensajes de Alberto y de Cristina

A contramano de las evasivas de Macri, la fórmula presidencial del Frente de Todos salió a repudiar fuertemente el golpe. El presidente electo Alberto Fernández denunció que en Bolivia "se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército".

"Nosotros, defensores de la institucionalidad democrática, repudiamos la violencia desatada que impidió a Evo concluir su mandato presidencial y alteró el curso del proceso electoral", manifestó el exjefe de Gabinete de la Nación.

"El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno", remarcó, al tiempo que le reclamó al gobierno de Mauricio Macri que "colabore hasta el 10 de diciembre con la recuperación de la democracia en Bolivia".

En tanto, la vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner denunció el rol que jugaron las Fuerzas Armadas y de seguridad en la caída de Evo.

"Si queremos vivir en paz, es hora de que haya pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia, independientemente de cuál sea la orientación política de los gobiernos que surgen de la voluntad popular", enfatizó.



COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Creés que Kicillof podrá llegar a un acuerdo con los bonistas?