ELECCIONES 2019

Un fuerte corte de boleta le permitió al PRO retener tres municipios clave

La estrategia de municipalizar la elección le funcionó en Lanús, Tres de Febrero y La Plata, aunque no le alcanzó para reelegir en Quilmes y en Morón.



Contra todos los pronósticos y gracias a un importante corte de boleta, tres intendentes de Juntos por el Cambio lograron revertir la derrota sufrida en las PASO. Se trata de Néstor Grindetti (Lanús), Julio Garro (La Plata) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero), que tras despegarse de María Eugenia Vidal y de Mauricio Macri dieron vuelta la elección y gobernarán sus respectivos municipios por cuatro años más.

El de Lanús fue el corte de boleta más fuerte de los municipios controlados por el PRO en el Conurbano. Grindetti, que había perdido las PASO por 13 puntos, ganó con el 49,38 por ciento de los votos, mientras que Edgardo Depetri, el candidato del Frente de Todos, quedó en segundo lugar con el 43,90. El jefe comunal de Juntos por el Cambio sacó 15 puntos más que Macri (34,22) y 12 más que Vidal (37,86). El intendente había usado las redes oficiales del municipio para promover el corte.

En La Plata, donde Juntos por el Cambio había quedado 10 puntos por debajo del Frente de Todos, Garro se impuso con el 48,72 por ciento de los votos contra el 40,76 por ciento de Florencia Saintout. El intendente macrista, que había pedido expresamente que los vecinos cortaran boleta, sacó seis puntos más que Macri (42,95) y tres puntos más que Vidal (45).

Por último, Valenzuela logró la reelección en Tres de Febrero con el 46,89 por ciento y dejó en el camino al peronista Juan Debandi, que logró el 44,04 por ciento. La diferencia que obtuvo el intendente del PRO respecto de Macri (37,68) y Vidal (41,47) en el distrito fue de nueve y cinco puntos, respectivamente.

Las derrotas

También hubo un importante corte de boleta en Quilmes y en Morón, aunque no resultó suficiente para que los intendentes macristas lograran retener la conducción de esos distritos.

En Quilmes, Martiniano Molina perdió frente a la kirchnerista Mayra Mendoza (49,55 a 43,17 por ciento), aunque se ubicó 11 puntos arriba de Macri (32,83) y ocho por encima de Vidal (35,74). El jefe comunal electo en 2015 cerró la jornada electoral cantando el "vamos a volver" que el kirchnerismo convirtió en bandera tras la derrota de 2015.

En Morón, donde ya empezó la transición, Ramiro Tagliaferro cayó ante Lucas Ghi (46,56 a 43,38 por ciento). El intendente macrista sacó casi el mismo porcentaje que Vidal (43,99), por lo que el corte más fuerte se dio en la categoría presidencial: el dirigente de Juntos por el Cambio sacó tres puntos más que Macri (40,17).


COMENTARIOS



ENCUESTA

¿Creés que Kicillof podrá llegar a un acuerdo con los bonistas?